18 octubre, 2011

Al fin lo entendí, por fin pude abrir mi cabeza y ganarle a la obsesión. No sos vos lo que tanto necesito, al fin comprendí que lo que tanto busco es simplemente amor. Vos me abriste la puerta, me mostraste lo que puede provocar alguien en mí, me enseñaste que el mundo es menos pesado si se divide entre dos. Esta “desesperación” que siento en el pecho, el insoportable deseo de ese abrazo, de esa contención que tanto busco no la provocas vos. Por el contrario, nunca mostraste mínimo interés, vos solo eras mi juguete, yo sola me enamore de tus defectos, lustre tus virtudes y te convertí en lo que yo esperaba quería que fueras. Sos especial, mucho más que bastantes otros, pero no sos mi meta, no sos mi príncipe azul. Al fin comprendí que no sos perfecto, aquel que yo creía para mí, con vos solo fantaseaba eso que tanto deseo, amor
Acaso está mal querer ser amada? Eso es todo lo que quiero, sentir que le importo a alguien, que soy algo más que “una del montón”, que alguien me piense, me extrañe, me necesite. Puede sonar egoísta, pero estoy tan llena de amor para dar que no creo encontrar alguien que pueda llenarme. Creo que esa es la razón por la que me engaño a mí misma, te convierto en mi obsesión y de esa forma, al convertirte en mi deseo, creo que solo vos vas a poder darme esto que tanto necesito, solamente un poco de amor.  FREE

3 comentarios:

escuchando palabras dijo...

un poco de amor...naaa ve por mas...por todo!!! besitos

Euge dijo...

uffff te re entiendo, esa decepcion de saber que él no es lo que querés es horrible. Pero no hay que ponerse mal, uno sabe que ama, y si es amor sincero, es lo que importa. No te fijes superficialmente quién te ama, pensá en que hay alguien por ahí esperando por vos. me gustó mucho la entrada, un beso :)

Helen dijo...

El amor es el mejor remedio.