11 julio, 2011

Intentando acelerar un poco el paso del tiempo, asomada a la ventanilla del colectivo, fijando una mirada distraída en las personas que se movían apresuradamente en todas direcciones, saque mi cuadernito multiuso de mi bolso llamativo con la esperanza de poder plasmar una idea macro de ese sentimiento agobiante que me invadía:
Ciudad. Miles de mundos que se complementan para formar uno solo. Millones de mentes que bajan en pensamientos desordenados que aportan el tempo a este ritmo constante, que por momentos llega a ser aturdidor. Miles de pasos simultáneos, cada uno a su ritmo, a su tiempo, cada uno de acuerdo a su sintonía. Algunos curiosos frenan para descubrir los pequeños detalles maravillosos que la ciudad nos brinda, mientras que otros continúan la marcha con una meta débilmente definida.

1 comentario:

Michelle dijo...

Linda entrada Stef, re lindo lo que te salió en tu agendita multi uso, me gusta como escribís, teamo.