18 julio, 2011

Adoro estas noches lluviosas, donde las gotas de agua golpean ferozmente contra las ventanas. Me gusta hacer garabatos sobre los vidrios empañados, envolverme en gruesas y abrigadas mantas, pegarme a mi vieja estufa eléctrica y soplar el vapor que desprende una taza de té sobre mis rodillas. Son noches melancólicas, algo aburridas, interminables. En mi cabeza revolotean vagos recuerdos y pensamientos distraídos.

3 comentarios:

Sashi Somer dijo...

es divino tu blogg;

Nel dijo...

es cierto,io tmb disfruto la lluvia,me gusta recordar el ayer,me gusta imaginar,me encantaa...besos!

Sos parte de mí y sin embargo ya no te quiero. dijo...

Nada mejor que ver la lluvia caer y dormir con ella!