20 octubre, 2011


Creí que lo había entendido y de a poco iba a superarlo. Pensé que iba a poder controlarme, que iba a limpiar mi mente y abrirme más al mundo. Pero no, seguís ahí presente como hace tiempo, seguís revoloteando en mi cabeza. Otra vez estoy cayendo en la trampa, en mi propio engaño, me estoy dejando vencer por mi misma nuevamente. Ahora es peor, porque soy consciente de lo que estoy haciendo, pero me supera, me superás. Esto me enoja, me pone de mal humor, pensé que ahora iba a ser más divertido, pero es peor que nunca. Estoy viviendo una guerra conmigo misma, esto no depende de vos, soy la única que puede parar esta farsa, todo depende de mí, ya no puedo culparte ni echarte en cara absolutamente nada y eso es lo peor de todo. Tengo que hacerme cargo. Mi corazón positivo sigue alimentando las esperanzas, las ilusiones, pero mi cabeza ahora ya concientizada, me dice que esto ya no da para más. Ya no puedo vivir en una nube, ya no puedo seguir evadiendo la realidad, tengo que aceptar lo que es hoy y ahora, dejar que lo que venga me sorprend
a y de una vez por todas dejar de pensar y calcular todo. LET IT BE

2 comentarios:

Poesenthya Cocco dijo...

Solo nosotros podemos mandar sobre nuestra propia vida y sobre nuestras propias decisiones y aunque cueste, lo tenemos que hacer.
Suerte en tus decisiones.

Besitos de capuccino desde http://poesenthyacocco.blogspot.com/

escuchando palabras dijo...

El compromiso y la responsabilidad a la toma de desiciones es nuetra, hay q hacerse cargo...besos