16 agosto, 2011

Una lágrima resbala sobre mi rostro hasta estrellarse contra el suelo. Mi mirada perdida en el horizonte que se asoma por la ventana y en el sol que se esconde a lo lejos bajo los irregulares edificios de mi ciudad. Los sueños invaden mi mente prometiendo un mundo mejor. Mi cuerpo se desvanece sin vida sobre el marco del ventanal que se acopla a la estructura solida de mi triste habitación. El aroma a casaba que se mescla con la humedad del ambiente, envuelven el aire turbio que me rodea. La sensación de desgano se percibe a metros de distancia, que se confunde con una imponente, pero poco convencedora, sonrisa que impone mi pálido rostro. Filtro de amor

7 comentarios:

Marta. dijo...

gu-a-u

Mi mirada perdida en el horizonte que se asoma por la ventana y en el sol que se esconde a lo lejos bajo los irregulares edificios de mi ciudad: me identifico mucho con esta, lo suelo hacer mucho cuando estoy asi

te ha quedado genial :D besos desde http://somethingstriggeredmma.blogspot.com/ ♥

escuchando palabras dijo...

uh linda no te enojes pero sobre q soy medio miope me cuesta leer con tus colores, aunq son muy bellos, pero gusta pasar x aqui, besitos

Nel dijo...

muchas veces no sentimos asi i es valido,tenemos muchos tipos de momentos,pero en esos no ai q quedarnos mucho tiempo,ai q levantarse i seguir...animo!!
besos

Mel dijo...

Me encanta como escribes!
Un beso :)

Forgotten words dijo...

La vida dicen que es una montaña rusa, y tu ahora puede que estes en el descenso, pero recuerda que todo esta en ti, que ahora tienes que coger aire y fuerzas, porque pronto estaras en el ascenso, y cuando estes en él, veras como esto se habra quedado en nada :)

Kris Weys dijo...

Bonita entrada, escribes muy bien. Hay veces que uno no puede evitar sentirse triste, sin ganas, pero la vida es así. Hay que animarse a sonreír y esperar que todo vaya bien.

Un abrazo

Kris Weys dijo...

Bonita entrada, escribes muy bien. Hay veces que uno no puede evitar sentirse triste, sin ganas, pero la vida es así. Hay que animarse a sonreír y esperar que todo vaya bien.

Un abrazo